sábado, 5 de julio de 2008

Orgulloso de mi



Hoy, se ha celebrado en Madrid el Desfile del Orgullo GLTB, una semana más tarde que la de Valencia, y esta última si que se celebró en el día oficial.

Si escribo este post es por deseo y recomendación de una amiga que me ha dicho que escriba mi experiecia de ese día, que me ayudará a lo largo del tiempo para darme perspectiva de ello. Señoras y señores que me leen, y no comentan nunca nada, he aquí el relato de una derrota.

Si bien todo tiene un principio el de esta historia es de lo más estereotípico, chico conoce a chico con el que afortunadamente comparte aficiones en común, y la cual cosa es poco común en el amplio abanico de gustos que pueblan esta nuestra comunidad LGTB.

Hablando y charlando, estaba yo un poco deprimido del día a día que vivo aquí en Vinaròs, pueblo lleno de posibilidades y tan falto de iniciativa, y comentaba que este año me apetecía ir especialmente y vivir la experiencia. Pero desgraciadamente el destino fechó el 28 como también día de la santa onomástica de mi padre y mi hermano mayor que vive en Valencia y ese fin de semana venía a vernos, con lo cual las posibilidades de tener alojamiento menguaban así que me lo quité de la cabeza. De igual manera nos dimos los números de móvil por si tenía la posibilidad de ir.

Y a mi que me iba el rum rum por la cabeza y tras una bronca en mi casa con los papis de aquellas que formarán parte de la historia oral del vecindario de la que se llego a formar, me dejaron medio convencido de que no me la jugara y no fuera. Sumido en un bajón estuve hablando con mi hermano por el messenger y me dijo que hiciera lo que quisera, que asumiese el peso de mis decisiones y que todo lo tenía que decidir yo. Y llegó la decisión, con calma les dije que me iba que si cuando volviese me encotraba la puerta cerrada que ya veria en ese momento lo que haría. Entonces hablé con mi ex compañero de piso y me dijo que ningún problema en ir a su casa un finde (q ya había ido otras veces pero claro siempre te sabe mal estando tu hermano que es la familia ir dando el coñazo a otras casas), posteriormente le deje un mensaje al chico en cuestión de que si que iba y me acosté.

DIA 28

Al despertarme, si se puede decir el despertarse el hecho de que te levantes de una cama en la cual no has podido pegar ojo, es sin duda puedes entrar en una batalla semántico-léxica digna de la RAE y como aun era temprano para ir a coger el tren me puse a ver una peli. ¿Qué peli? Sexo en Nueva York, la película, se me había bajado del emule y como fan de la serie tenía ganas de verla y la ví. Error, así de gordo, si uno va a cometer una locura que no se ponga a ver una comedia romántica en la cual tienen la suerte que todo esta orquestado por unos guionistas. Después del subidón cogí la mochila con ropa y me largué, al final ya las cosas en casa estaban medio medio, pero bueno como venía el hijo mayor, y mi sobrina de 2 años que es la alegría de la casa pues que como que no les resultaría tan mal el hecho de mi departir.

De camino al tren me encontré justamente con muchas amistades y tal que al contarles el propósito de mi partida se alegraron porque fuera a la manifestación, que seguramente me lo pasaría bien, y porque no, ellos también deseaban que la suerte impulsara el viento en mis alas. Una vez ya en el tren me asaltó el recuerdo de todas las vicisitudes que una amiga íntima pasó. Ella también conoció a un chico por internet y tras pasar por lo suyo ahora a pesar de todo, esta con ese chico y no la he visto tan feliz desde que la conozco y al principio nosotros mismos también estábamos escépticos ante lo que le podía depararle el futuro, pero ella se arriesgó e hizo caso a lo que le decía su corazón. Desde aquí sabe que estoy dispuesto a todo con tal de ayudarles en su relación en todo y cuanto humildemente pueda hacer, si bien porqué creo en estas historias (mi hermano también encontró a su actual pareja por internet) también es porqué de algún modo me siento culpable por no haber creído en ella desde un principio.
Tras hablar con ella y con otra amiga íntima, la cual suerte tengo que también es familia mía el viaje prosiguió mientras en el ipod sonaba esta canción:

Roy Orbison - I drove all night

debido a problema de copyright este video no se puede embeder en el blog asi que os toca pasaros por el link si quereis ver exactamente lo que veía en el ipod.
Si alguien puede suponer como tenia la psique en ese momento, me entenderá perfectamente. Mi estado era de tal sensación indescriptible que tenía miedo a que mi pobre cerebro infartado sucumbiera de nuevo, y me lamentaba de haberme olvidado mi medicación que si bien no es la panacea, tranquiliza el saber que te la has tomado.
Siguiendo su curso el tren llegó a Valencia.

DIA 28 - València

Salí de la estación del Cabanyal y el aire ya me trasmitía una tranquilidad propia del que regresa al regazo de una madre, iba de camino a mi antiguo piso de estudiante preguntándome el porqué me dejaría de vivir en aquella ciudad en la cual disfrutaba tanto paseando por siempre por los mismos caminos y contemplando los mismos árboles.
Ya era hora de comer cuando fuimos mi antiguo compañero de piso, su hermano que me sustituyo en el remplazo y yo a comer al cuartel general del clan, o dicho de otro modo al restaurante chino de Yong. La comida tan buena como siempre, mi plato favorito el pato frito no podía faltar en tal ágape de reencuentro. Absortos un poco ante la decisión tomada, de acudir a la manifestación del orgullo por mi parte, si bien en parte formada por bastantes rechazos, causado generalmente por la falta de afinidades comunes entre mi y otros. Ví que se tomaron a bien el que quisiera ir tanto por ser partícipe de la reivindicación y del disfrute general.

Conforme avanzó la tarde, tras dos llamadas fallidas, un mensaje, una conversación y más sms después quedé con el chico en cuestión y me empecé a pensar que vestimenta poder llevar. No sabía si ir tal y como iba que iba cómodo, o ponerme un poco más "formal" claro la primera impresión es la que cuenta (y desde siempre me he cagado en la madre de quién dijo esa frase). Total que mezclé la parte de abajo de uno con la parte de arriba de otro. Descriptivamente era lo siguiente: pantalón color crudo tipo "formal-sport" camiseta de tirante naranja chillón, mi gorra negra que me compré en el último viaje que hice a Andorra con los compañeros del gimnasio y cambié el colgante habitual que estaba en reparación por una replica en plata y cristal de la "Evenstar" el colgante que le dio Arwen a Argorn y que a no se que santo se me cruzó la idea de que aquello daba la capacidad de +12 en Encandilar Montaraces. En resumidas cuentas, que uno iba "decentón", pero eso si la reliquia friki que no falte, (si vuelvo a ir otra vez llevo la camiseta de "Cookie Power" del Monstruo de las Galletas y me quedo más ancho...)

Salí a reunirme consciente de que hacía tarde, cosa imperdonable para mi que siempre he sido puntual pero ante la idea, de llegar pronto y parecer que estaba nervioso de la espera, pues que te voy a decir, que fui con el tiempo justísimo. Quién no peca de exceso peca de carencia. De camino, las sandalias nuevas me estaban matando que iba, que parecía una replica de Chiquito de la Calzada y pensando "Sebastián, quién mal anda ....." y por supuesto me maldijé por pensar así. Llegaba a la parada del metro cuando me llama para comunicarme lo que yo ya sabía, mi tardanza, me aceleré más si pude maldiciéndome de mi mismo por todo lo que acontecía y como única vana esperanza que aquello fuera una réplica de aquello que siempre discurría en la comedias románticas de los años 90 donde Tom Hanks y Meg Ryan querían hacer creer que el amor todo lo puede ( y donde servidor se lo creyó, que así le va la vida). Llegó al metro, cojo el billete y bajo las escaleras (que no se como no se quedó un diente mío por ahí) al mismo tiempo que llegaba el metro. De reojo miro que las paradas habían puesto de nuevas y ya me asalto la duda de que si cogía el que tocaba. Le preguntó a una mujer que ya estaba dentro si ese metro paraba en la parada de Colón y me responde que no. Se cierra el vagón y el metro parte a la par que comprobaba por mi mismo que si que paraba (Señora Desconocida, usted no sabe lo que me llegaré a acordar de su persona por el resto de mis días, y no gratamente, que no escribo otra cosa por no contaminar el léxico del post). 10 minutos más para el próximo metro. Los 10 peores minutos de mi vida, y eso que he pasado por los 10 minutos hasta que el médico te dice si tienes o no cáncer, o los 10 minutos que tardan en asegurarse que podrás volver a caminar, y como no, los 10 minutos de más que te tienes que esperar para ver a otro doctor para que te confirme que estas libre de V.I.H (aunque yo ya lo sabía, era una prueba más de la miles que me practicaron, cuando lo del infarto cerebral, no se porqué me lo tomé así, era menos probable que estuviera infectado que el hecho del segundo advenimiento de Jesús) Bueno, ¿se os han pasado 10 minutos? pues seguimos.

En el metro, y tras estar escarmentado ya por la señora de antes, decidí hacer uso de mis dotes de relaciones públicas, que tantas veces me ha tocado exhibir en tareas laborales, y me acerque a unas chicas eran pareja y les conté el estado de mi situación. Tras mirarme con ojitos propios del que ve un gatito recién nacido se apiadaron de mi y me guiaron hasta la plaza en cuestión que yo ya sabía que él no estaba, ya había esperado más de lo que se podría predecir que una persona normal pudiera haber esperado y ya estaba a saber donde en el desfile. Imaginad como me sentía conmigo mismo y como Son Goku en el último momento recupera la fuerza me adentre en la manifestación como si ya no me importará nada más que llegar al desenlace y sabiendo que ningún Sam me ayudaría a llegar al Monte del Destino me hallé enmedio del meollo más grande en que me he metido yo solo.

DÍA 28 - Manifestación del Orgullo LGTB

Ante la imposibilad de encotrarlo, debido a la escasa comunicación permitida por todo el alborto del ambiente y con la esperanza de encontrarmelo despues de que terminara la marcha en la plaza del Ayuntamiento me decidí a disfrutar de la manifestación más intrenseca de mi personalidad, mi forma de amar y de ser. Buceando por entre la gente me encontre a un rostro familiar.
No no era él, sino "el telefonista", un personaje de la época que vivía en Valencia en resumidas cuentas fue un fulano que me engatuso durante un mes para llevarme al catre y dejarme tirado. Me miró de arriba a abajo y evidenció un cambio en mi físico, que a mejorado en estos años y que yo no evidencié nada en él. Se podría resumir como el anuncio de la Mastercard, no tiene precio xD. Ya más amimadillo me hice coleguille de una que llevaba la bandera gigante y me uní a su grupo con la bandera y disfruté de la efemerídes de la manifestación, corriendo calle para arriba calle para abajo con unas sandalías que me llagaron tanto el pie que ya tenía sangre y sintiendo el dolor ese que se te sube hasta el cuello pero me daba igual.
Llegamos a la plaza del Ayuntamiento, leyeron el manifiesto aclamamos, reivindicamos, en un ambiente inmejorable de gozo y alegría, aunque al principio encontre la marcha un tanto sosilla, muy superior a una manifestación cualquiera pero muy inferior a un desfile de Carnaval. Pero claro no era ninguna de las dos cosas, ni son comparables en todo caso, excepto que se me ocurra compararlas a mí. Llevado a cabo el desfile recibo un sms en el cual me indica, que el chico en cuestión, se encontraba en un punto de la plaza.

Mi reacción inmediata fue, como es lógico y normal, encaramarme a una farola de la plaza para otear, una farola de la cual esta orgullosa Rita Bareberá pero en cambio no esta orgullosa de exhibirse con su compañera sentimental, siendo en el año de hoy el lema de la marcha "Por la visibilidad de las lesbianas".

Encaramado en la farola como si estuviera en el mástil del barco de Jack Sparrow, le divisé. Ahí estaba él, altivo con una bandera en la mano, seguramente si lo hubierais visto vosotros también, diríais que era más bello que cualquier rostro que ha cincelado la mano del hombre, cariátides y atlantes se postrarían ante él dejando tras de si la obligación de mantener el peso de sus templos, porqué, creedme, verlo significa que no tienes que soportar ningún peso en el mundo. Los segundos que pasé desde lo alto se dilataron para que pudiera percibir todo lo que de su figura emanaba y mi persona podía llegar a entender.
Bajé, lo había localizado, caminaba hacía él, se me adelantaba el paso y me vi sorprendido al verme correr y frenar justo delante de él. "Ya estoy, aquí" y él respondió. Su voz, era profunda y apartaba el peligro. Le saludé con un abrazo y unos besos efusivamente, a su lado se encontraba un amigo suyo al cual también salude de la misma manera aunque con no tanta efusividad. "Tengo, algo para que me perdones por llegar tarde. Pero cierra los ojos!!!" Y en aquel momento, el los cerró, sus cejas arquearon una expresión escéptica propia de la sorpresa. De mi bandolera saqué un pequeño libro, mi compañero de viaje en toda la jornada que no había permitido que se separara de mí, con la misma fe que Frodo alzó la luz del último Silmaril, le coloqué el libro en la mano. Su compañero miró el libro con curiosidad al mismo tiempo que él abría los ojos y comprendía el porqué de aquel libro en especial. Os preguntareis que libro era, siento no poder decirlo sobretodo quiero mantener el anonimato, tan solo os diré que es el único cuento que puedes leer que te emocione a cualquier edad en la que te encuentres. De manera educada él dijo que no podía aceptar tal ofrecimiento y con la misma educación dije que lo aceptara sin reserva alguna. Pasado este momento le transfirió el libro a su acompañante y mientras él se ponía a observar, su acompañante hacia servir el libro como si de un vulgar abanico se tratara, aquella acción me pareció premonitoria de lo que acaecería. Él me comunico que iba en busca de ciertos conocidos suyos para saludarlos que también se habían dispersado por la multitud. Al mismo que le seguía me presente a su compañero, dándole mi nombre y él el propio. Después de que él, pudiera reunirse y saludar a conocidos que surgían en la urbe la gente se dispersó. En aquel momento, se me cruzó por mi mente mi propia imagen como si fuera vista por otra persona, y lo comprendí. Estaba de "arrastrao". Cuando ya se disipó la mayoría de gente, él me comunicó que partía hacia su casa para ducharse y cenar, que si quería encontrarlo después en la fiesta de la plaza que ocurre posteriormente al desfile, que le escribiera. Allí caí, que toda mi aventura y lo sucedido solo me había ocurrido a mí. Él vivía su día del orgullo y yo no quería interferir más, ni que cargara ni con la vergüenza ni con la vana ilusión que se perdía de mi cuerpo. Me despedí de los dos de la misma manera que los había saludado. Los dos últimos besos rozaron furtivamente las comisuras de los labios. Tras darme indicaciones de que número de autobús y paradas había cerca me fui con una sonrisa pintada. Vagabundeé y finalmente me subí al transporte. Llegado al piso de nuevo, cené y disfrute de la compañia de mis antiguos compañeros de piso, de sus amigos y a la mañana siguiente sin que nadie se diera cuenta. Emprendí mi viaje de vuelta, mientras en el ipod me volvía a sorprender sonando la mismo canción que me puse a escuchar el día que se acabó mi etapa de estudiante y por consecuencia mi estada en la ciudad.

Leaving New York - R.E.M.


Ya, desde entonces no he vuelto a saber de él, si he leido su blog y me sorprendió que pusiera una canción que suelo cantar en la karaoke. No tengo que negar que he estado un poco de bajoncillo estos dias, estoy enfadado con el destino y nadie más. Bueno, fue una bonita historia, triste pero ha fuerza de vivir mi vida he sabido encontrar la belleza en las cosas tristes. Me llamo Sebastián ¿recordais? y quieras que no el nombre influye, algún día me lanzará Cupido una flecha, de momento recibo las otras. No, por eso voy a dejar de ser el mismo loco que aun cree, en los cuentos, en los principes azules y en que si cierras muy fuerte los ojos y lo deseas, las cosas buenas puede ocurrir.
No negaré que en secreto y resistiendo hay una vocecita que me dice que esta historia no ha terminado, que puede haber un fianl como en las verdaderas peliculas, en el cual, él viene a buscarme y me sorprende en mi trabajo sin que yo supiera nada. xD me rio, porque a pesar de todo sigo siendo yo mismo y pensando las mismas cosas.
Si os digo la verdad, me arrepentiría toda la vida de no haberlo hecho, en todo momento fui yo mismo, hice lo que yo creía y quería hacer. Sigo siendo yo, escarmentado por la vida, pero bueno no dejemos que nos venza.
No dejemos que nos venza la vida, venzámosla nosotros a ella. Y después de todo este relatar solo os digo: " Y quién dijo que no quedaba épica en la contemporaneidad"

Sia - Breath me

2 comentarios:

Akira_kun dijo...

Todo me parece precioso, el sueño, el amor... Y no hablamos del sufrimiento? de las lágrimas?...
El amor es un sentimiento que hace sufrir... hace derramar lágrimas inútilmente...No pretendo, ni mucho menos, desilusionarte. No es mi intención... pero tengo suficiente experiencia, he visto suficientes desengaños, como para tomarme la libertad de decirte que el amor que espera, ese con el que sueñas, solo existe en el cien y en los libros...El amor de verdad es sacrificio y sufrimiento y no se, sinceramente hablando, si vale la pena experimentarlo...

FRan dijo...

Yo si que creo que el amor debe existir... en algún lugar... ¿os imagináis que no pudieseis amar? ¿qué sentido tendría la vida?

El problema es que el mundo está lleno de gente que no sabe dar cariño y al mismo tiempo, estamos necesitados de ello... Pero para la gente pare ser que es más fácil querer a un amigo y follar con un desconocido que amar a alguien que además de amigo sea tu pareja...

No hay que rendirse, ni tampoco hay que darle importancia a gente de ese tipo.

Besos y suerte...
Fran ...